Red Nosotras en el Mundo

Apuntes feministas Nº3- Femicidios, lesbicidios, travesticidios

Del 7 de diciembre de 2015
Autora: Tramando feminismos
Ámbito: Argentina
Formato: Reseña

0


Apunte N° 3 Feminicidios, lesbicidios, travesticidios...
Durante años los grupos y movimientos de mujeres y feministas venimos nombrando, visibilizando, denunciando las condiciones productoras y perpetuadoras de violencias contra las mujeres, lesbianas, trans y travestis, a la vez que exigimos a la sociedad y el estado, reconocimiento y ejercicio de derechos y libertades para nuestras vidas y las de otrxs.
Hemos nombrado el feminicidio, el lesbicidio, el travesticidio, y le damos explicación y sentido desde la teoría feminista. Los hemos reconocido como una amenaza y riesgo real y constante que es generado, sostenido y reproducido por un sistema patriarcal y capitalista, con amplia tolerancia del Estado y la sociedad.
Nombramos “feminicidio”, “lesbicidio”, “travesticidio” y no “homicidio” para correr el velo de neutralidad que hay detrás de los asesinatos y muertes violentas de mujeres, niñxs, lesbianas, trans y travestis.
Recuperamos la potencia política feminista que ubica los asesinatos en relaciones sociales de género desiguales, donde los crímenes son la forma visible que adquieren múltiples violencias cotidianas.
Necesitamos crear nuevos nombres para hablar de formas extremas de violencia que pueden producir muertes y tienen su causa en entramados culturales misóginos, de rechazo y odio hacia cualquier orientación sexual, expresión o identidad de género que se aparte del sistema normativo heterosexual patriarcal que pretende perpetuar su control y dominio sobre nuestros cuerpos y que se expresa con saña, crueldad, violaciones, abandono.
Estas violencias no se deben a hechos aislados o excepcionales, realizados por “un loco”, “por emoción violenta”, no son “crimen pasional” o “arrebato de locura” como si se tratara de algo “irrefrenable”, “instintivo”. Estos discursos, en los que participan los discursos médicos, psiquiátricos, psicológicos, juristas y también de los medios de comunicación, tienden a desresponsabilizar a los asesinos, al estado y a la sociedad.
Estadísticamente la mayoría de los feminicidios se dan en relaciones familiares o de pareja, en las cuales se dan por supuestas vínculos entre personas en condiciones de igualdad, que muchas veces son señaladas como “relaciones tóxicas”. Esta invisibilización de las relaciones desiguales de poder tiende también a poner en cuestión, y muchas veces también a culpabilizar a las mujeres. En muchos casos, a su vez, los feminicidas mantienen la patria potestad de lxs hijxs en común, amparados en la herencia de leyes conservadoras para las cuales la finalidad es proteger “LA familia”.
La violencia feminicida, aún cuando no produce muerte, deja una multiplicidad de secuelas físicas, emocionales y sociales no sólo en quien la atraviesa, sino también en el resto de nosotras, impactando fuertemente en nuestras vidas cotidianas como mujeres, lesbianas y trans. Impacto que se magnifica muchas veces por el tratamiento social y mediático que se hace de la misma. El miedo, la inacción, la restricción de nuestros derechos más fundamentales son algunos de los efectos disciplinadores de este tipo de violencia.
Creemos que esto se genera por una “pedagogía de la crueldad”, que produce y nos expone a constantes mensajes de crueldad, daños, violaciones en los cuales las violencias de género se entrecruzan con otras, relacionadas con la edad,el sector social, la etnia. Pedagogía que naturaliza, que sostiene la crueldad porque genera las condiciones para la violencia sea pensable y sea posible.
El Estado es responsable y participa en las situaciones de violencias feminicidas por acción u omisión: al reproducir y fomentar una cultura sexista en muchas políticas de salud y educación, al invisibilizar las situaciones desventajosas que las mujeres, lesbianas y trans afrontamos en todos los ámbitos de nuestras vidas, al no implementar contundentemente acciones de promoción de nuestros derechos, al penalizar el aborto y negar condiciones protegidas/cuidadas para abortar, sosteniendo el control sobre nuestros cuerpos.
También es responsable de no dar respuestas efectivas a las situaciones de violencia una vez que sucedieron. Por la falta de capacitación y formación de jueces y personal de la justicia, la implementación de medidas cautelares cuyos procedimientos tienden a encerrarnos (botón antipánico, guardia policial, refugio) y nos convierten en “víctimas”, volviéndonos pasivas, tuteladas, desposeídas de nuestra agencias y nuestros derechos.
Necesitamos cambios profundos y urgentes en nuestra sociedad y en nuestra cultura para que esto no siga sucediendo. Los venimos demandando desde hace muchos años. “Por la vida y la libertad” de mujeres, lesbianas y trans. Por nuestro derecho a vivir sin ningún tipo de violencia, decidiendo autónomamente sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.



Los contenidos de la Biblioteca Sonora están con licencia Creative Commons

Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 Genérica (CC BY-NC-SA 2.5)

Puedes hacer uso libre de todos los materiales citando la fuente. Además, nos interesa conocer los usos que haces de los audios.
Para compartirnos esa información escríbenos a rednosotras@rednosotrasenelmundo.org








QUIENES SOMOS
RED NOSOTRAS RADIO

BIBLIOTECA SONORA
BUSCADORA

HACIENDO ECO

HERRAMIENTAS

SERVICIOS DE COMUNICACIÓN
REBELADAS

SUSCRIBITE

APOYANOS

CONTACTANOS
Copyleft - Todos los Derechos Compartidos
El uso, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres.
Se agradece citar la fuente